Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit

La huerta se reinventa ante el bloqueo

El cierre de los mercados de cercanías por el coronavirus fuerza a los agricultores de huerta a centrarse en los repartos a pequeños comercios locales y en los envíos a particulares.
Huerta agrícola
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Los mercados de alimentación de cercanías fueron de los primeros perjudicados en la crisis generada por la pandemia del 2020. Buena parte de las ferias de alimentos locales se cancelaron ya en los primeros días del estado de emergencia y los que continuaron manteniéndose acabaron por prohibirse a finales de marzo.

El sector espera una pronta re-apertura, pero mientras tanto, muchos productores de huerta que tenían en los mercados locales el principal punto de venta para sus cosechas tuvieron que buscar alternativas para dar salida a sus productos.

Las pequeñas tiendas y las ventas directas con entregas a domicilio son algunas de las vías para comercializar la producción, pero tampoco les está resultando fácil llegar así a su clientela.

Internet y las pequeñas tiendas sirvieron como herramientas para dar salida a parte de la producción destinada a los restaurantes, la otra parte simplemente se perdió.

Aquellos que ya hacían entregas a domicilio y tenían las infraestructuras precisas para hacerlo lo tienen más fácil, pero para los que estábamos centrados en la venta en los mercados y en las ferias está resultando muy difícil.

Ventas a domicilio

Cuando trabajas en el mercado conoces a tus clientes, tienes un trato directo con ellos, pero no sus datos de contacto, por eso cuando cerraron quedaron sin modo de contactar con muchos de ellos.

Disponer de los medios para poder afrontar un reparto a domicilio está siendo una de las mayores limitaciones para este tipo de entregas. El incremento de los costos al tener que hacer las entregas en casa provoca que muchos productores fijen un precio mínimo para los pedidos y que las condicionen a la posibilidad de hacer varias entregas en la zona.

Con el cierre de los mercados estamos teniendo pérdidas importantes y aunque intentamos reinventarnos es difícil hacerlo tan rápido

“El reparto es una forma de darle salida a la producción, pero los márgenes que quedan al productor son mucho menores, casi mínimos”, explica Pilar Vázquez, una productora de huerta de Miño (A Coruña), que suele vender en el mercado y de manera directa para la restauración. 

Incluso para aquellos pequeños productores que ya trabajaban con el sistema de reparto a domicilio está resultando difícil dar salida a sus productos. 

 

Huerta Chincha

Sin canales adecuados para la huerta variada

Las pequeñas tiendas fueron otra de las vías para comercializar los productos de la huerta. “En  algunas pequeñas tiendas están notando un pequeño aumento de las ventas» ¿ esta crisis también puede servir para poner en valor la importancia de los productos frescos y de cercanía?

Las iniciativas puestas en marcha desde el propio sector o por distintos municipios para colaborar en las entregas de la producción están también siendo una herramienta para los productores de huerta. Pero muchos productores que ven pocas garantías para conseguir precios dignos para su producción.

Los pequeños agricultores siempre son los grandes olvidados, pese a la gran capacidad para adaptarse y resistir

Las huertas de autoconsumo son una garantía de producto fresco en verano para muchas familias por eso es tan importante que se protejan y resulta un escándalo las trabas y bloqueos que se están poniendo para continuar atendiendo la huerta base de la alimentación.